lunes, agosto 8

Andanzas Tamaulipecas, segunda parte

http://cocinacaseramexicana.wordpress.com/2009/01/11/carne-asada-a-la-tampiquena-receta-original-2/
A Tampico vine en varias ocasiones de pequeño y también de más mayorcito como suelen decir quienes han caminado primero que yo. Ya he relatado antes la relación familiar que tengo con este lado de la República, pero no es lo único que puedo evocar. Recuerdo a José Emilio, "la memoria inventa lo que evoca"... 


Pasé de largo, una vez, únicamente pernoctando una noche camino a Cd. Victoria. Teníamos en aquél entonces, en la madurez de mi adolescencia, una reunión con personalidades eclesiales de pastoral juvenil. No recuerdo bien el motivo, pero sé que en camión hicimos el recorrido Jorge Acosta (@sargate, saludos) y un servidor. ADO nos trajo a Tampico desde Jalapa. Al llegar acudiríamos supuestamente a una audiencia con el nuncio apostólico en aquél tiempo, el controvertido Prigione, pero nunca pudimos verle. Sobre la imposibilidad de la entrevista no sé si agradecer o lamentarme; no lo sabré creo que nunca con certeza. Tomamos después camino a Cd. Victoria vía tierra, con el Padre Lalo, y después de algún tiempo llegamos a la capital de Tamaulipas. De aquella primera visita a tierras victorianas recuerdo sobre todo al Sr. Obispo, no por nombre, sino por juventud. Me impresionó conocer a un obispo que no superaba, únicamente por imágen, los 50 años, pues todas mis referencias eran de varones ya canosos. 

Mi participación en "Pandillas de la Amistad", como parte del Secretariado Nacional en el momento mismo de la aceptación eclesial de nuestro grupo vía la CEAL (1996), me trajo a Tampico varias veces más. Recuerdo sobre todo un retiro de servidores impartido a la orilla de una laguna (al momento de escribir esto tengo la laguna enfrente y me recuerdo impartiendo una charla en un día como hoy hace muchos años), y una magna reunión nacional de dirigentes. 

Aquél primer retiro de servidores, con la reflexión de Cristo como eje y centro de nuestra mística como grupo de laicos al servicio de la Iglesia, fue especial y ha sido especial para mí. Lo impartí junto a quien ahora es mi esposa y a quienes ahora son mis suegros, y recuerdo en dicho viaje un gran crecimiento espiritual. Aún resuena en mi memoria Rafael Moreno con su canto Te conozco al momento de recibir a los participantes en el momento central de la experiencia de vida que presentábamos a nuestros hermanos de Tampico y Cd. Madero. 

Curiosamente el primer viaje que hice como miembro del DIF Nacional, muchos años después de mis aventuras pandillistas, me trajo a Tampico por incidente. Debía volar a Victoria pero por trámite equivocado administrativo, del que fui después inculpado y amablemente, siempre debo decirlo, recordado con humor y cierta sorna en el DIF,  aterricé en Tampico. No me preocupé, ya sabía el camino. Con dos horas de retraso llegué al congreso internacional de familia organizado por la "Señora Tony", como llamaban a la esposa del también controvertido Yarrington

No sólo controversia, también paradoja. He venido a Tampico muchas veces más que otras ciudades, y nunca he comido Jaiba a la Frank; he comido Tampiqueña en casi todas las ciudades de México pero nunca por aquí. 

Apenas 30 años y mucha relación con esta ciudad y este estado de la República que a primera vista no podría decirme mucho, pero en dond, curiosamente, ya he tenido mucha historia.