miércoles, julio 22

La venganza de las momias


Ni siquiera Rodolfo Guzmán Huerta se enfrentó con féminas tan aguerridas instauradas en personajes vampíricos y come hombres; Blue Demon, el entrañable profe manotas, jamás tuvo rivales tan reales y cruelmente indescifrables en su conducta y desempeño como las momias que en días pasados celebraron su venganza contra los hombres que se ganaron la vida en la lona.

En el amplio universo de la lucha libre mexicana nunca se había visto que los personajes de ultratumba acabarán con los ídolos de la película, puede que ganaran una caída en nombre del imperio del mal y el acabose de lo bueno, pero jamás la lucha completa les favorecía; y mucho menos, la película terminaba captando del público más atención sobre ellas que sobre los encapuchados valientes que les enfrentaban.

Hoy tenemos dos luchadores caídos a manos de momias, arrojadas a la vida en la calle por un sistema injusto y desigual. La película de la vida real es por mucho más satánica y cruel que todas las fuerzas demoníacas que sucubieron a manos de la Leyenda de Plata y del Demonio Azul. En la vida de la lucha libre, la rivalidad del bien contra el mal nos parece risible, en la película no ficticia de la vida libramos una lucha sin igual por entender nuestra existencia entre los colores de lo que es bueno y lo que es malo. Pareciera que para algunos, el único consuelo es volcarse en la risa irónica de la negación de una existencia vacía y sin rumbo, que busca satisfacción momentánea en brazos ajenos. Brazos que invitan a un trago con gotas oftálmicas.

En esta ocasión las momias, simple y sencillamente, ganaron por el hecho de preservar su existencia.

Que los caídos descansen en paz y que las momias regresen a la tumba del anonimato por nuestro equilibrio mental ante un caso no sólo bizarro sino digno de una nueva incursión en el cine: "Luchadores contra ficheras". ¿Habrá segunda parte?

2 comentarios:

  1. Genial la forma de ver este hecho tan lamentable.

    Al no ser fan de la lucha libre no comprendo el dolor tan inmenso que provoca la perdida de tan notables seres, pero donde quiera que esten ahora, que el ring los acoja en su entrañable telaraña...

    RIP...

    ResponderEliminar
  2. "Brazos que invitan a un trago con gotas oftálmicas"...

    Eso es poesía.

    No quiero alimentar tu ego (más), pero sí, eres grande Pieri!

    jajaja

    ResponderEliminar

Lo mío ya fue, ¿tú qué dices?