miércoles, enero 5

Recomienzos

No sólo es un nuevo año el que inicia, es completamente una nueva década. 

Un nuevo ciclo el que ahora, simbólicamente, inauguro con estas letras. La medianía de mi vida se ve al horizonte pues tardaré 3,650 días en llegar a mi justo medio. 

Este año habré de cumplir 3 décadas de vida y con ello la evaluación que debe hacerse habrá de hacerse pensando en lo que me espera dentro de 10 años, pero que ya he iniciado a vivir desde ahora. Dios mediante, y sólo con ÉL como guía, habrán muchas cosas buenas por experimentarse a partir de este día en el que recomienzo con aquello que soy.

Entre otros temas, tengo claro un panorama. Mi familia habrá de consolidarse también en este lapso. Mis hijos irán irradiando cada vez más mientras yo daré los pasos para dirigirme al atardecer de la mano del amor de mi vida. Es ley de vida, pero pocas veces queremos prepararnos a ello. No me resigno, disfruto cada paso que he dado y saboreo aquél que deberé dar. No es malo pensar en lo que vendrá, a mi me parece excelente iniciar a pensar en lo que toca a la puerta plantando cara, como he procurado hacerlo, a lo que hoy me exige una respuesta directa y sencilla. Vivir es lo mejor que puede a uno pasarle cuando ha aprendido a combinar lo agridulce que la existencia nos ofrece.