viernes, enero 9

Los últimos días, las últimas horas

Todo está por cambiar en mi vida y todo habrá de cambiar, con mi esfuerzo, con el tuyo, y desde luego con la ayuda que nos viene de arriba, para bien.
Es extraño este ritmo que ahora experimento...hay más emoción y alegría que nerviosismo. Sé de la seguridad de tus pasos, los admiro, y me siento confiado de las huellas que van dejando mis zapatos. En realidad, el rastro que hemos iniciado a dejar, en retrospectiva, no sólo se observa sino que se observa excelente. Creo, profundamente, que nos queda bien esto de ser lo mejor para el otro y viceversa. Recuerdo aquella canción, y aunque no seas tú la destinataria de quién la escribió, aplica para lo nuestro: "Andando de tu mano, el mundo es ideal".
Siempre he reflexionado sobre la fuerza de la coincidencia, nuestra historia ha sido siempre eso, la suma de coincidencias que apuntan a cierta causalidad que como creaturas no podemos alcanzar a dilucidar. Sé que no llegaste a mí sólo por azar, sé que no arribe a tu corazón por mera casualidad. Sin embargo ¿qué misterio nos incluye a ambos en justo este tiempo del mundo?, hay cosas que nos trascienden y nos provocan estremecernos...ante la inmensidad, tu mirada siempre profunda y expresiva me da confianza, me brinda esa seguridad que todo hombre busca en un momento. Éste, ahora junto a tí, es mi momento. Es el paso firme que alcanza una meta, es la pluma que traza confiada en su expresión posible, es el abrazo que engloba lo que uno piensa y siente, es una época y un instante. Época porque, aunque hemos iniciado ya nuestra historia, la abriremos ahora sí sin reserva alguna, como cuando se estrena un suceso novedoso que refresca la rutina. Todo en tí y en mi será "antes" y "después". Romperemos el tiempo en dos, y sabremos encontrar mayor alegría en el después, pues lo construiremos día a día, lo haremos nuestro y será nuestra más valiosa conquista. Instante, pues no sabemos si la vida juntos, y no por nosotros sino por la temporalidad a la que estamos sujetos, será breve o larga. Lo que sea, a tu lado lo viviré. ¿Qué es la vida de un hombre aunque dure 100 años?, siempre el tiempo a tú lado, aunque sea pleno, me dejará con ganas de más...no podré abarcarte jamás, y llegará el momento de la despedida final (dejemos eso así entre paréntesis); pero no hablemos de eso ahora, hablemos de todo aquello que sembramos y que seguiremos sembrando, hablemos de todo aquello que reviste tanto significado para nosotros, de esos momentos que sólo tú y yo conocemos en los cuales nuestra vida se ha vuelto una tercera compañía...mi vida, la tuya y la nuestra.
Sí, ¡este es mi momento!. Es la época y el instante que me permitirá entregarme desde lo más profundo, que avalará en afecto todo lo que soy, que será garantía en mi palabra expresada dentro del tiempo que tenga para ofrecerte. ¿He tenido algún otro momento como este en mi vida? no lo creo. Éste mi mejor momento, mi culmén, mi punto de partida, es tuyo completamente. Nunca más tendré mi momento pues en tus manos terminará y empezará todo un mundo se sucesos...tendremos nuestros momentos y habremos de compartirlos, como dice el rito, en lo bueno y en lo malo. Abro los brazos, ahora sí, completamente a mi vida entera a tu lado. Te amo profundamente.

3 comentarios:

  1. sin palabras.

    solo éxitos, aprendizaje, comprensión, pasión, silencios.

    un abrazo muy fuerte desde acá.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó todo lo impreso en el texto, un abrazo para ustedes y felicidades por el nuevo rumbo.


    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias Betoman y Zereth por su visita y comentarios a estas palabras que delinean la etapa en la que me encuentro. Etapa y tiempo por demás interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar

Lo mío ya fue, ¿tú qué dices?